Omega 3 para la mujer mayor

Cuando empieza a pasar el tiempo, en la vida de la mujer, van apareciendo diferentes síntomas relacionados a la época que se transita. En ese sentido, el cuerpo va necesitando nuevas cosas en la medida en que el tiempo pasa. Para la mujer que empieza a transitar la menopausia, ciertos componentes como el omega 3 son claves para la salud. A continuación, hablaremos del omega 3 para la mujer mayor.

 

¿Qué es el omega 3?

Los ácidos grasos omega 3 son ácidos grasos poliinsaturados. Estos son importantes a lo largo de toda la vida de los seres humanos, independientemente del género, siendo fundamentales para el buen funcionamiento de diversos procesos bioquímicos naturales. También son muy importantes para el desarrollo cerebral, para las funciones fisiológicas del organismo y para el mantenimiento de las membranas celulares.

 

¿En qué alimentos encontramos omega 3?

Como hemos podido ver, el organismo humano no genera omega 3. Eso hace que sea necesario incorporarlo de manera externa, en general a través de la alimentación. En general, para tener una alimentación variada y en cantidades suficientes, se recomienda incorporar al menos 500 mg diarios de omega 3 en la alimentación.

Sin embargo, en las mujeres, en distintos momentos de su vida, se puede solicitar una ingesta mayor. Por ejemplo, en las mujeres que han presentado enfermedad coronaria lo que se recomienda es ingerir al menos 1 g. al día, ya que es la cantidad que se considera suficiente para proteger frente a la morbimortalidad cardiovascular. Sin embargo, acceder a esta cantidad solamente a través de la alimentación es sumamente difícil, por lo que son muy importantes las vitaminas de omega 3 para mujer.  

Sin lugar a dudas, la principal fuente natural de omega 3 es el pescado azul. Cuando hablamos de pescado azul incluimos aquí las sardinas, el atún, la trucha, el salmón, las anchoas, la palometa, entre otros. Pero también se puede encontrar en gran cantidad en los mariscos.

En lo que respecta al mundo vegetal, también hay fuentes que son ricas en omega 3. Esto desmitifica la idea de que las alimentaciones vegetarianas no incorporan estos ácidos grasos. Las principales fuentes de omega 3 en el mundo vegetal son las semillas de calabaza, de chía y de cáñamo, como así también ciertos frutos secos como las nueces. También se destacan el brócoli, la soja y el aceite de canola.

 

Deficiencias de omega 3 en la alimentación

Teniendo en cuenta lo mencionado con anterioridad, las recomendaciones alimentarias internacionales recomiendan al menos dos raciones de pescado azul a la semana. Sin embargo, las dietas de los países industrializados no favorecen alcanzar este número, encontrándose, en general, aportaciones muy inferiores a estas recomendaciones. Tanto es así que, de acuerdo a estudios, el consumo de omega 3 promedio en España es menor a los 200 mg por día. Esto hace que la suplementación sea recomendada.

Deficiencias de omega 3 en la alimentación

 

Omega 3 en el embarazo

Diversos estudios epidemiológicos han mostrado una relación inversa entre los niveles plasmáticos y eritrocitarios de EPA y DHA y complicaciones en el embarazo. Especialmente complicaciones como el nacimiento prematuro, la preeclampsia y la depresión perinatal. Por eso, para la persona gestante, se recomienda un consumo de al menos 200 o 300 mg de omega 3 al día.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta relacionado con el embarazo tiene que ver con que los ácidos grasos omega 3 aumentan el nivel de prostaciclina. Esta relaja las fibras musculares lisas, lo que retrasa el comienzo del parto.

Se ha relacionado la suplementación de omega 3 con una reducción en el riesgo de parto prematuro cercana al 50%, a la vez que se ha relacionado con un incremento en la duración de la gestación en 5 días, aumentando también el peso de los recién nacidos. Teniendo en cuenta la importancia que esto tiene para estos casos, es importante mencionar que las pastas de omega 3 se las puede tomar una mujer embarazada para suplementar y evitar la falta de estos ácidos grasos.

 

 

Omega 3 para la mujer mayor: la menopausia

Uno de los síntomas más frecuentes de la menopausia tiene que ver con cambios en la regulación de la temperatura corporal.

En este sentido, los ácidos grasos de omega 3 tienen un rol importante en los distintos parámetros que intervienen en la termorregulación del cuerpo. Estudios demuestran que la incorporación de vitaminas omega 3 para mujer a fin de suplementar la falta tiene un rol fundamental reduciendo los sofocos de forma gradual después de las 24 semanas. Además, se estima que puede mejorar los síntomas depresivos que se relacionan con la transición a la menopausia en la mujer mayor.

Algo que se debe tener en cuenta es que la menopausia aparece en la mujer mayor en el momento en que los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona. Esto hace que dejen de ovular. Así, se da una reducción de las hormonas sexuales. Esta reducción provoca diversos síntomas en la mujer mayor, entre los que podemos destacar la irritabilidad y los cambios de humor, los sofocos, los problemas para dormir, la sequedad vaginal, entre otras cosas.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que, al producirse la pérdida de estrógeno, también se pierde masa ósea. Esto aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis y una mayor posibilidad de padecer fracturas óseas. Otro aspecto que aumenta durante la menopausia es el riesgo cardiovascular, debido a que los estrógenos son los que protegen las arterias.

 

Los beneficios de las vitaminas omega 3 para mujer durante la menopausia

Como hemos visto anteriormente, los suplementos de omega 3 para la mujer mayor son muy frecuentes y recomendados. Una de las principales razones de ello tiene que ver con que ayudan a mitigar los síntomas frecuentes de la menopausia. Por ejemplo, se puede decir que el DHA evita la sequedad ocular que suele ser frecuente en este momento de la vida de la mujer. Además, distintos estudios muestran que estos suplementos pueden reducir paulatinamente los sofocos pasadas las 24 horas de la incorporación de estos a la dieta diaria.

Por otro lado, existen otros beneficios que se pueden mencionar de la ingesta de vitaminas omega 3 para mujer a partir de la menopausia:

 

Aumentan el colesterol bueno

La incorporación de suplementos con DHA en las mujeres que transitan la menopausia o en tiempos posteriores reduce los triglicéridos e incremento del colesterol considerado bueno. Esto implica una mejora sustancial en la salud cardiovascular. Se estima que consumir entre 2 y 4 g. al día de omega 3 permite reducir los triglicéridos entre un 20% y un 50%.

 

Retardan la pérdida de masa muscular

Ingerir DHA retarda la pérdida muscular que se da en la mujer mayor. Esto tiene que ver con una limitación de la acción de los osteoclastos. Los osteoclastos son las células responsables de la resorción ósea, promoviendo la actividad de los osteoblastos. Esto favorece la formación de hueso a partir de la resorción ósea.

Estudios demuestran que la ingesta diaria de omega 3 a través de suplementos puede generar un efecto protector frente a la pérdida ósea en el tiempo posterior a la menopausia. Además, el omega 3 puede fijar el calcio, reduciendo la excreción de calcio que se suele dar en la orina.

 

Reducen los síntomas vasomotores

El omega 3 tiene una importante acción sobre los neurotransmisores. Esto lo que permite es reducir los síntomas vasomotores como es el caso de los sofocos, que son muy comunes a partir de la menopausia.

 

Mejoran la evolución del distrés psicológico

En distintos estudios se ha observado la eficacia de una suplementación con 1 g. de EPA al día a lo largo de 8 semanas, comparando con la incorporación de un placebo para el manejo del distrés psicológico que se suele asociar a la menopausia, como así también otros síntomas depresivos que aparecen en este momento de la vida de la mujer. A través de esto, se ha notado que el tratamiento con EPA es capaz de mejorar considerablemente la evolución del distrés psicológico en sus escalas, especialmente en las mujeres que no han mostrado episodios de depresión mayor asociada a esta etapa de la vida.

 

Disminuyen la pérdida de memoria

A la edad se suele asociar la pérdida de memoria y también el deterioro cognitivo. En este sentido, el omega 3 tiene un interesante accionar sobre el cerebro, reduciendo que esto pueda pasar.

 

Omega 3 para manchas en la cara

El paso del tiempo también impacta en la piel de las personas. En este sentido, hay ciertas manchas que son consideradas como manchas de la edad y que consisten en áreas planas y oscuras de la piel. Estas pueden variar de forma y tamaño, pero suelen aparecer especialmente en las zonas del cuerpo que más expuestas están al Sol, como son el rostro, los brazos y hombros, las manos, entre otros.

Estas manchas son comunes en los adultos mayores de 50 años, aunque distintos factores pueden hacer que empiecen a notarse antes. Además, son especialmente frecuentes en las mujeres que llegan a la menopausia y durante los años posteriores. Una de las formas más frecuentes de aparición tiene que ver con el lentigo solar, que es una respuesta de la piel a la radiación ultravioleta. Afecta a las áreas expuestas al Sol y consiste en lesiones que aparecen en personas de fototipo claro especialmente, a partir de los 45 años.

Otra de sus formas es el melasma, que aparece como manchas irregulares en el rostro y que es un trastorno común en mujeres a partir de los 20 años. Se relaciona mayormente con el embarazo y con la toma de anticonceptivos.

 

El rol de los ácidos grasos omega 3 para la piel

La piel necesita de distintas vitaminas y minerales a lo largo de la vida, pero especialmente cuando se comienza a entrar en la vejez. En este sentido, el omega 3 es muy importante, teniendo interesantes efectos sobre ella. Uno de los destacados es el LNA, que es un ácido poliinsaturado que puede provocar alteraciones neurológicas graves cuando se encuentra en falta, como así también un aumento en la proliferación de las células de la piel ocasionando pérdida de agua, aumento en la actividad metabólica, entre otras cosas. Por eso, es indispensable suplementarlo.

ácidos grasos omega 3 para la piel

Hoy, el omega 3 se puede adquirir de muchas maneras para tener un organismo y una piel saludables. Se puede encontrar tanto en suplementos dietarios como en cremas y pastas de estos ácidos grasos.

Etiquetas: Omega 3

Deja un comentario