SI TOMAS SUPLEMENTOS, DEBERIAS SABER ESTO:

España es uno de los países donde más se consumen suplementos alimenticios. El informe Uso de suplementos nutricionales en la población española, elaborado por la Academia Española de Nutrición y Dietética y la Fundación Mapfre y realizado en más de 2.600 españoles, señala que 7 de cada 10 (un 70%) utiliza este tipo de productos la mitad de ellos lo hace de forma frecuente. En cuanto a los productos más consumidos, según el estudio, estarán las vitaminas, el calcio omega 3, seguido por los probióticos. Otros productos muy consumidos son los que se utilizan para la pérdida de peso y los que están compuestos por extractos de plantas, como salvado, ginseng y levadura de cerveza.

El multivitamínico con minerales es el complejo que más se consume, en concreto, el 18% de la población, que lo hace de forma mensual, semanal o diariamente. Una proporción similar de los encuestados también toma probióticos (27,3%), especialmente las mujeres y el grupo de edad de entre 26 y 45 años, y el 28,6%, también mujeres en su mayoría, consume sin prescripción, algún complemento con extracto de plantas o fitoterapia, como, por ejemplo, polen, jalea real y fibra, que suelen adquirirse en herbolarios.

Ganar energía (hombres) y reducir peso (mujeres)

El mayor consumo lo realizan las mujeres, pero también los hombres, en este caso para mejorar el rendimiento deportivo, a través del consumo de barritas y de geles energéticos. Los hombres consumen más barritas energéticas y las mujeres, más preparados para reducir talla. Así lo indica el informe, que pone de manifiesto que 2 de cada 10 personas (19,9%), especialmente hombres entre 18 a 45 años con sensación de tener buena salud, toma productos para deportistas, como barritas energéticas (15%), preparados de proteínas, sueros y batidos (14%), bebidas especiales (13%), y geles de hidratación (9%), que suelen autoadministrarse (sin prescripción médica) y que por lo general se compran por internet.

También el informe señala que el 13,8% ha tomado en el último año productos específicos para perder peso, entre los que destacan los preparados que sustituyen alguna comida del día (11%) o todas (6%). Los consumidores más frecuentes de este tipo de productos, que son prescritos en la mayoría de los casos por dietistas-nutricionistas, son mujeres, entre 18 y 45 años, que consideran su peso, poco o nada adecuado.

En cuanto a los motivos que llevan a los españoles a utilizar este tipo de productos, “resulta interesante saber que la gran mayoría de ellos alegan usarlos para mejorar su salud, cuando, en algunos casos su consumo podría llegar a ser perjudicial o no tener ningún efecto”, señala  explica Giuseppe Russolillo, presidente de la Academia Española de Nutrición y Dietética. Y es que, el informe no sólo aporta datos sobre el consumo de este tipo de productos sino que, además, analiza la evidencia científica de los más usados y, según el experto, "la mayoría no tendrían utilidad en la población general", de ahí la importancia de que "sean recomendados por un profesional sanitario en base a la situación de cada paciente o persona". Esto es clave teniendo en cuenta que muchos de los encuestados que afirman utilizar estos suplementos lo hacen sin una recomendación médica y por cuenta propia.

Eficaces, poco ineficaces, nada eficaces

Para hacer el informe, “hemos elegido los suplementos de mayor consumo y hemos analizado todos los estudios que se han realizado sobre ellos en los últimos 10 años con el fin de dar una información clara sobre su efectividad y seguridad”, explica el presidente de la academia.

Según este análisis, Russolillo recopila los productos que tienen eficacia, los que tienen dudosa eficacia o no hay suficientes estudios que avalen su uso y los que pueden, incluso, tener efectos adversos en la salud de las personas:

Con efectividad probada

  • Cafeína: sin duda uno de los que tiene más evaluaciones positivas y está demostrado que produce una mejora del rendimiento deportivo.
  • Vitamina D: mejora el tratamiento de infecciones respiratorias en personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • El uso de suplementos de calcio también puede tener efectos positivos para la prevención de la hipertensiónespecialmente en hombres y menores de 35 añosy el hierro puede ser eficaz en estados carenciales, como por ejemplo en caso de anemia.
  • Los productos de uso médico especial para la pérdida de pesoen dietas muy bajas en calorías también son eficaces, aunque los expertos aconsejan utilizarlos siempre bajo control médico.

 

  • Los probióticos: son eficaces en caso de rehidratación ante diarrea aguda o por consumo de antibióticos, además, se están conociendo diversos estudios que indican que pueden ser eficientes frente a infecciones respiratorias, aumento de defensas o pérdida de peso.
  • Suplementos conomega-3. se han observado efectos positivos a la hora de prevenir enfermedades cardiovasculares, tratar enfermedades gastrointestinales y mejorar la cognición, entre otros.
  • Extractos de plantas: los complejos de extractos de hierbas (en general), así como la glucosamina, el Ginseng y el extracto de ajo, son los productos más estudiados, mientras que las valoraciones relativas a la equinácea, los extractos de arándanos y la alcachofa, son menores y no hay pruebas claras de efectividad para ninguno de esos suplementos.

 

En Conclusión,

Un exceso de vitaminas puede ser perjudicial, como podría ser el caso del calcio o el hierro, y tener consecuencias muy graves, como sería el caso de la vitamina A durante el embarazo, que puede derivar en malformaciones congénitas. Y es que, según se recoge en el informe, una amplia variedad de vitaminas y minerales y sus combinaciones, se han asociado a efectos adversos de significación diversa, variando desde un mayor riesgo de mortalidad en la suplementación con antioxidantes como betacarotenos y vitaminas E y A, o de mortalidad fetal y neonatal en la suplementación con magnesio en mujeres embarazadas. También se ha observado un mayor riesgo de cáncer de próstata y diabetes tipo 2 asociado a la suplementación con selenio, o de cáncer de pulmón en fumadores suplementados en beta carotenos, así como posible aumento del riesgo de ictus con la suplementación combinada de vitamina D y calcio. Además, otros efectos muy comunes de tipo gastrointestinal, se han descrito en el uso de suplementos de vitamina C, hierro, niacina, antioxidantes .

  • Extractos de plantas: se han registrado casos de toxicidad hepática aguda, e incluso ha habido fallecimientos por sobredosificación de algunos suplementos, como el sucedido recientemente por consumo de ácido lipoico para la pérdida de peso.

A este listado Óscar Picazo, experto en Nutrición del Área de Promoción de la Salud de Fundación Mapfre, añade el potencial peligro de los multivitamínicos siempre que se usen en dosis superiores a las establecidas, produciendo un riesgo en los pacientes. Además, advierte de las posibles “interacciones de estos suplementos con determinados medicamentos de uso muy frecuente, como los anticoagulantes orales”. Como indica “el uso de vitaminas como la K u otros a base de plantas pueden reducir el efecto de estos medicamentos y ser muy perjudicial para la salud”.

Es importante apuntar que, durante la presentación del informe los especialistas alertaron de que “no todos los suplementos siguen buenas prácticas de fabricación y pueden llegar a no incluir las cantidades de principio activo que declaran tener en su etiquetado, así como prometer beneficios para la salud no demostradas e incluso contener sustancias no declaradas en el etiquetado o contaminantes que pueden impactar en la salud, como casos de doping no intencionado en deportistas”.

Deja un comentario