Sufrir estrés favorece el desarrollo de obesidad

Estar expuesto a situaciones que provocan estrés y nerviosismo es un factor de riesgo para desarrollar obesidad, porque el 40% de las personas aumenta la ingesta de alimentos calóricos en dichas circunstancias.

Estar expuesto a situaciones que provocan estrés y nerviosismo es un factor de riesgo a la hora de desarrollar obesidad porque, tal y como afirman expertos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 40% de las personas aumenta la ingesta de alimentos calóricos cuando se encuentra en dichas circunstancias.

El proceso de estrés funciona en el ser humano como un ritmo cardiano, e interviene en la regulación de diversas funciones cardiovasculares, endocrinas, inmunológicas y metabólicas; además, influye sobre determinadas funciones cerebrales, afectando a la transcripción o regulación de la expresión de ciertos genes.

El problema se agrava, además, porque el consumo compulsivo de este tipo de alimentos solo suponen un alivio temporal, y unos minutos después reaparece el nerviosismo, por lo que se inicia un círculo vicioso del que es más difícil salir.

Según Lecube, niños y adolescentes son los más vulnerables y los que más tienden a incurrir en conductas alimenticias inapropiadas en situaciones de estrés, porque su cerebro todavía no está totalmente desarrollado y tienen más facilidad para adoptar unos hábitos dietéticos que a largo plazo les provocarán sobrepeso u obesidad.

Para evitarlo, Susana Monereo, secretaria general de SEEDO ha recomendado que, en general, pero especialmente cuando se viven situaciones estresantes, hay que comer bien y evitar picar entre horas, dormir las horas necesarias, y practicar ejercicio a diario.

Material extractado del portal: https://www.webconsultas.com/

 

Etiquetas: L-Tyrosine

Deja un comentario